viernes, 9 de marzo de 2012

Exposición de grabado y obra gráfica


Exposición con obra gráfica de Henry Moore. Del 21 de febrero de 2012 al 10 de mayo de 2012.

Museo del Kremlin

Plaza Roja

Moscú


Reseña: De joven, Henry Moore se apasionó por el arte de civilizaciones antiguas: la asiria, la egipcia, la sumeria y la etrusca. Mostró interés por el arte de África, el período arcaico de Grecia y la América precolombina de los mayas y aztecas. En sus años maduros, sus preferencias cambiaron notablemente. “Hay tres temas con los que vuelvo siempre en mi trabajo: 'La madre y el niño', 'La figura reclinada' y 'El interior y exterior de la forma'", escribía el artista. Se esforzó mucho por darles a sus creaciones el máximo parecido a obras de la naturaleza, como si hubieran permanecido durante siglos expuestas a efectos del clima, esmerilándose y transformándose bajo la presión de los elementos. En eso le colaboró mucho su esposa y correligionaria Irina Moore que se dedicó a crear paisajes naturales como fondo para sus esculturas: plantaba arboles y hacía parques donde cada escultura encontraba su lugar único.

Cabe señalar que Irina Moore, de soltera Radétskaya, nació en Rusia. Se casaron en 1929, mientras Henry Moore era profesor en la Escuela de Arte de Londres, e Irina era su alumna. Según cuenta su hija María que asistió a la inauguración de la exposición de Moore en Moscú, los recuerdos de la juventud no eran de mucho agrado para sus padres. Demasiados sufrimientos habían pasado. Henry Moore combatió dos años en la Primera Guerra Mundial, donde fue víctima de un ataque con gas mostarda. Irina, de adolescente, pasó hambre en Rusia y perdió a muchos de sus parientes. Unos familiares le consiguieron documentos falsos y la llevaron de Rusia, sumida en una vorágine revolucionaria, a Paris donde vivió tranquila. Jamás olvidó a su Patria. Habló en ruso con su hija y leyó junto con ella libros rusos. El propio Moore trabajó intensamente para organizar una exposición de sus obras en Moscú. Estuvo siempre pendiente de lo que ocurría en la Unión Soviética interrogando a sus conocidos rusos. La casa de Henry Moore en Perry Green, Hertfordshire, estaba abierta a toda persona creativa. Lo visitaban con frecuencia el gran músico ruso Mstislav Rostropovich y el célebre poeta Yevgeni Yevtushenko. He aquí lo que escribió sobre Henry Moore otro poeta ruso, Andréi Voznesenski, que también frecuentó la residencia campestre de los Moore: “El hijo de un minero se convirtió en un Dante del metro en tiempos de guerra”. Voznesenski hace referencia a los dibujos que hizo Moore en el metro de Londres durante la segunda guerra mundial . Miles de hojas con imágenes de la gente que se refugiaba en el subterráneo londinense durante los bombardeos aéreos de los nazis. Semifantasmas, visiones de hombres y mujeres momias, durmiendo, comiendo, alimentando a los niños... Una vida que se ha detenido en espera de algo horrible... Estos dibujos conmovieron a Reino Unido y convirtieron a Henry Moore en un artista de fama mundial.

Cabe señalar que las obras gráficas de Moore, en las que núnca dejó de trabajar, eran mejor conocidas en Rusia que sus esculturas. Una exposición itinerante de sus dibujos y grabados, recogidos por el Consejo Británico, recorrió hace algunos años la mitad de este país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada