martes, 7 de mayo de 2013

Exposición de grabado y obra gráfica



Exposiciones con obra gráfica “Debilidad de la memoria” de Said Messari. Del 9 de mayo de 2013 al 30 de mayo de 2013.

Galería Brita Prinz Arte
C/ Gravina, 27, 1º dcha
28004, Madrid.
www.britaprinzarte.com
De lunes a viernes de 10 a 14 h.
Tardes con cita previa (Tfno. 915 221 821)
Inauguración: 11 de abril de 19h a 21h.

Reseña: Nace de una investigación sobre el papel hecho a mano, fabricado, personalizado y concebido tanto para su estampación como para la obtención de plataformas y soportes que por sí mismos conforman piezas independientes, dotadas de valor expresivo y plástico. El interés surge de la búsqueda de texturas y formas irregulares, en conjunción con la visión tridimensional que a través de las nuevas tecnologías y sus aportaciones digitales ha invadido nuestras vidas. Fruto de ello, la utilización del papel personalizado se convierte en un componente integrado dentro y sobre la superficie de la obra plástica, elemento matérico y simbólico a un mismo tiempo. El empleo del papel es ya y definitivamente un nuevo medio de expresión, gracias a su capacidad para la composición de siluetas y texturas diversas sobre otros soportes.
El resultado es un ejercicio particular en cuyo seno se ha producido una combinación renovada entre las técnicas tradicionales del arte de la obra gráfica y su desarrollo hacia la modernidad. Dicho de otro modo, el resultado es un maridaje, una simbiosis perfecta de lo manual, lo artesanal y la aportación conceptual de las nuevas tecnologías.
Debilidad de la memoria, de la serie “Metamorfosis de papel”, es un homenaje a aquellas personas que en algún momento de sus vidas dejaron para siempre de recordar. En el fondo de esta serie reposa el recuerdo generador y lejano de una visita a un familiar enfermo de Alzheimer. El sentimiento trágico por la pérdida de la memoria, la conciencia de cuánto representa para cada individuo y el exceso de memoria que caracteriza la tecnología actual son elementos que están en el origen de la propuesta. Me pregunto si la tecnología podrá ayudarnos a no perder la memoria, si podrá reemplazarla, o si se mueve sin más bajo los dictámenes del mercado.
Esta reflexión de partida me ha conducido a una transición hacia lo figurativo. Y en su aplicación ha tenido como base distintas disciplinas creativas, sin contacto entre sí unas veces, y con fórmulas mixtas otras. El grabado, la escultura de papel maché, el acrílico, el dibujo y el collage se han transformado en perfiles y retratos anónimos cuya mirada contemplativa se orienta hacia la memoria del futuro. El mío es un llamamiento a hacer de la tecnología y de la ciencia un empleo susceptible de mejorar nuestra memoria. Vivimos dominados por la búsqueda compulsiva y vertiginosa de referencias a través de la informatización, sin que en el fondo nos importe su grado de superficialidad o de falsedad, favoreciendo así una cultura de lo instantáneo, virtual y superfluo. El papel, por su nobleza y su fragilidad, es el protagonista absoluto en este mundo complejo y plagado de enigmas donde la memoria se dispersa más y más. El conjunto de esta serie ha sido diseñado para conceder una nueva dimensión a la obra. Sus figuras silueteadas metafóricas señalan destinos opuestos y enigmáticos, con preguntas sin respuesta y tan frágiles como una memoria de papel.
A veces, conversando con mis amigos sobre la evolución del megabyte o del terabyte, les digo que hablar de pérdida de memoria es algo más que hablar de una enfermedad como el Alzheimer, que el recurso a nuestra memoria es hoy en día infinitamente menor que el que hacíamos unos años atrás, que de modo permanente estamos depositando nuestros datos y conocimientos en discos de ordenador y teléfonos móviles cuya capacidad de almacenamiento asimismo no deja de aumentar. Ellos suelen contestarme que así podemos descansar la mente y emplearla para otras cosas. Y yo acabo siempre preguntándome qué serán esas otras cosas.
Showroom Brita Prinz, Madrid 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada